¡Viva México!

¿Qué celebramos el 15 de septiembre?

Luego de haber sido descubierta la conspiración de Querétaro, el cura Miguel Hidalgo y Costilla y los capitanes Ignacio Allende y Juan Aldama incitan a la población de Dolores (hoy Dolores Hidalgo, en Guanajuato) a levantarse en contra de las autoridades del Virreinato de la Nueva España, al grito de «¡Viva la Virgen de Guadalupe! ¡Abajo el mal gobierno! ¡Viva Fernando VII!». Este acontecimiento es conocido como el «Grito de Dolores» y considerado como inicio del proceso de la independencia de México.

¿Cómo se celebra?

El presidente encabeza la ceremonia del grito. Poco antes de las 11 de la noche llegará a Palacio Nacional por la escalera alfombrada del patio de honor, subirá 53 peldaños hasta la galería de los presidentes, cuyo pasillo conduce directamente al despacho presidencial.

En el despacho presidencial, el presidente se colocará la banda presidencial, cruzará por el amplio salón de acuerdos y después por la biblioteca. Ingresará al Salón Azul, donde recibirá el primer saludo de los invitados especiales a la Ceremonia del Grito.

En línea recta y siempre bajo la mirada de los invitados especiales, el presidente cruzará otros cuatro salones, cuya decoración es sobria, pero elegante. El Salón Verde, el Salón Morado, el Salón de Embajadores donde destaca el cuadro “Alegoría de la Constitución de 1857”, pintado por Petronilo Monroy en 1869.

Finalmente el presidente ingresará al Salón de Recepciones, donde recibirá la bandera de México, inmediatamente después saldrá al balcón central de Palacio Nacional, dirigirá su mirada hacia la multitud congregada en la plancha del Zócalo capitalino y recordará a los hombres y mujeres que nos dieron Patria y Libertad.

 

A que no sabías…

  • Existe la creencia de que el inicio del festejo es obra de Porfirio Díaz, quien habría movido el Grito a la noche del 15 para hacerlo coincidir con su cumpleaños. La realidad es que desde la década de 1840, cuando el general tenía apenas 10 años de edad, la fiesta cívica ya iniciaba el día 15 con una serenata, bandas de música, fuegos artificiales y fuego de salvas de artillería.
  • Los testimonios coinciden en que el cura Hidalgo pronunció “vivas” a la Virgen de Guadalupe, a la religión católica y al rey Fernando VII, así como algunos “muera” al “mal gobierno”, durante el discurso con el cual arengó a la población a levantarse en armas.
  • El personaje que tocó la campana de Dolores fue José Galván, el campanero de la parroquia, y no Miguel Hidalgo, como algunos creen.
  • No existen pruebas sobre la existencia de Juan José de los Reyes Martínez Amaro, El Pípila, un trabajador de la mina de Mellado, Guanajuato, a quien se atribuye haber ayudado a la toma de la Alhóndiga de Granaditas: protegido con una losa a sus espaldas, prendió fuego a la puerta.La leyenda de El Pípila “representa a esos hombres anónimos sacrificados en la Independencia”.
  • El 30 de octubre de 1810 los insurgentes derrotaron a las tropas realistas en la Batalla del Monte de las Cruces –actualmente el Parque Nacional Insurgente, mejor conocido como La Marquesa.Esta victoria le abrió el camino hacia la Ciudad de México, poniendo al movimiento a un paso del triunfo; sin embargo, en el último momento, Hidalgo se negó a entrar a la capital, frenando lo que pudo significar el asalto definitivo y el fin de la guerra de Independencia, “quizá por el número de bajas y deserciones, por agotamiento y falta de armamento o por temor a la violencia y el saqueo”.
  • A la negativa tras la Batalla del Monte de las Cruces siguió la total desavenencia entre Hidalgo e Ignacio Allende que, sumada a diferencias previas, rayó en el odio.“Todas esas razones llevaron a Allende a planear el envenenamiento de Hidalgo, y aunque repartió tres dosis de veneno, nunca pudo llevar a cabo su plan porque Hidalgo estaba bien protegido”.
  • “No me tengas lástima, sé que es mi último día, mi última comida y por eso tengo que disfrutarla; mañana ya no estaré aquí; creo que eso es lo mejor, ya estoy viejo y pronto mis achaques se van a comenzar a manifestar, prefiero morir así que en una cama de hospital”, fueron algunas de las últimas palabras del cura Hidalgo, expresadas el 29 de julio de 1811, horas antes de ser fusilado en Chihuahua por el Ejército Realista, según un manuscrito citado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).
  • “Señor si he obrado bien, tú lo sabes y sin mal, me acojo a tu infinita misericordia”, habría pronunciado Morelos –sacerdote, igual que Hidalgo– el 22 de diciembre de 1815, crucifijo en mano, antes de ser fusilado en Ecatepec, Estado de México, luego de que fue capturado por tropas españolas, de acuerdo con el INAH.

 

¡Viva el pueblo mexicano!

¡Viva las tradiciones!

¡Viva México!

¡Viva México!

¡Viva México!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *